Elige tus Frases

Frases remitidas por nuestros lectores

"Hacer el primo"

La frase "hacer el primo" es muy popular y en esta acepción como "primo" entendemos a la persona incauta que se deja engañar o explotar fácilmente.

El origen de esta expresión es, sin embargo, muy poco conocido y bastante insólito, y se encuentra en las cartas que durante los sucesos del 2 de mayo de 1808 dirigió el general francés Joaquín Murat al infante don Antonio y a la llamada Junta de Gobierno de España.

Según el protocolo de la Casa Real Española, el rey daba el tratamiento de primo a los Grandes de España cuando se dirigía a ellos en cartas privadas y en documentos oficiales.

Murat quiso seguir este protocolo y se dirigió al idiotizado e incauto príncipe y a la colaboradora Junta iniciando su misiva en los siguientes términos: "Señor primo, señores miembros de la Junta..." A continuación seguían una larga serie de amenazas humillantes, y terminaba su carta despidiéndose: "Mi primo; señores de la Junta; pido a Dios que os tenga en santa y digna gracia".

En aquella situación, la palabra "primo" sonaba a sangrienta burla, y el pueblo así lo entendió, rechazando los torpes manejos del infante don Antonio y de la sumisa Junta, que por puro miedo no se atrevían a contrariar a los franceses. Rápidamente, la expresión "hacer el primo" empezó a utilizarse para designar a aquellos que se dejaban engañar traicionando al pueblo, y llegó a hacerse tan popular que, siglos después y sin que muchos sepamos cómo nació, la seguimos empleando en nuestro lenguaje diario para expresar, con cierta sorna, la sumisión consentida al engaño o a la explotación.