Elige tus Frases

Frases remitidas por nuestros lectores

"Luna de miel"

Con el romántico nombre de "Luna de miel" describimos el periodo, de mayor o menor duración, que sigue inmediatamente a la celebración de la boda, y en el que es habitual que los novios realicen un viaje.

Esta denominación ha hecho fortuna y es muy popular no sólo entre los hispanoparlantes, ya que se halla presente en prácticamente todos los idiomas occidentales modernos.

El origen de la expresión parece que se remonta a la época romana, cuando era costumbre que, todas las noches tras la boda, la madre de la novia dejara a la puerta del cuarto de los nuevos esposos una vasija con miel, con el objeto de que la pareja recuperara fuerzas con este energético y nutritivo alimento. El ritual se realizaba durante toda una luna, es decir, durante los 28 días del ciclo lunar, que se identificaba igualmente con el ciclo menstrual femenino.

Otras fuentes afirman que era una antigua tradición de los teutones y otros pueblos germánicos, que sólo celebraban sus bodas durante la luna llena. Tras la ceremonia, los novios bebían el hidromiel, una especie de aguardiente de miel que se consideraba afrodisíaco y muy tonificante. Ya en la Grecia Clásica, era costumbre también que los recién casados tomasen, con el mismo fin, un licor al que denominaban melikatron.

Finalmente, también se ha querido buscar el origen de "Luna de miel" en un antiguo proverbio árabe, bastante pesimista, que dice: "La primera luna después del matrimonio es de miel, y las que le siguen de ajenjo, amargas como el acíbar".